RMV, igual que MMT, niega el acceso a las bitácoras de los helicópteros; la CAIP valida

Por Ernesto Aroche Aguilar / ladobe.com.mx

@earoche

Puebla, 3 de noviembre.- Un sexenio después la historia volvió a repetirse: las bitácoras de vuelo y uso de las aeronaves estatales –léase helicópteros Agusta— es un secreto de estado. Ni el priísta Mario Marín ni el panista Rafael Moreno Valle han aceptado hacer públicos esos documentos.

En ambos casos tras la negativa oficial el caso ha caído en la Comisión de Acceso a la Información Pública (CAIP). En ambos casos el organismo encargado de hacer valer la Ley de Transparencia ha validado la negativa oficial.

El pasado viernes el presidente del organismo, Javier Fregoso Sánchez confirmó la respuesta otorgada por la Secretaría de Finanzas y Administración a una solicitud que pedía conocer las bitácoras de uso de los helicópteros Agusta, dos aeronaves que fueron adquiridas en el arranque de el gobierno de Rafael Moreno Valle y de las que jamás se hicieron públicas las facturas.

Fregoso Sánchez decidió, luego de analizar el caso que se trata de información que pone en riesgo la estabilidad del estado y la seguridad de los que utilizan las aeronaves estatales.

“Las bitácoras de vuelo de los helicópteros Agusta contienen dato consistentes de patrones de vuelo, horas, destinos, características generales de los mismos, así como claves ininteligibles, estas bitácoras contienen los vuelos o viajes que realizan el gobernador o algún otro funcionario público, es decir, las aeronaves no solo son utilizadas por determinados por funcionarios específicos sino que están destinadas en general para las funciones propias del desempeño de las atribuciones que tienen conferidas las dependencias y entidades que conformar la administración pública estatal, por tanto se presume que su objetivo de uso es relativo a las funciones públicas”.

Fregoso Sánchez, sostuvo además que “conocer la información podría poner en peligro la seguridad e integridad de las personas que abordan las aeronaves ya que de ellas se desprende los lugares de aterrizajes, tiempo que permanece en diferentes lugares, identificándose múltiples datos de valor que pueden revelar información sustancial para planear o ejecutar algún tipo de actividad delictiva”.

Básicamente los mismos argumentos que utilizó el gobierno de Mario Marín para negar el acceso.

Con la reserva de la información, validada por la CAIP, será hasta el 2021 cuando se pueda conocer quiénes y de qué manera se utilizaron los helicópteros Agusta en el sexenio morenovallista.

 

Versiones públicas vs nada

En el sexenio pasado la CAIP, entonces presidida por Antonio Juárez Acevedo, decidió ordenar la entrega de las bitácoras en versión pública, manteniendo como información reservada la clave con la que se identifica al gobernador, nombres de los funcionarios que viajaron en la aeronave, y claves de los sitios a dónde y de dónde salió el helicóptero.

La resolución fue votada en contra por la entonces comisionada Josefina Buxadé Castelán argumentando que el hecho de reservar las bitácoras de los vuelos genera más suspicacias que las que provocaría el hecho de permitir su acceso público, de conocer la información completa de los vuelos y de saber cómo se están gastando los recursos del erario.

Un sexenio después la historia vuelve a repetirse. Solo que en esta ocasión no hubo ni versiones públicas, ni comisionado alguno que intentara hacer públicos dichos documentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.