Por  Oswald Alonso

Cuernavaca, Mor.- 18 de enero.- El sacerdote Italiano Luigi Ciotti presentó en esta ciudad el plan “Antimafia” que han desarrollado cientos de organizaciones civiles para contrarrestar al crimen en su país, a través de utilizar sus bienes confiscados para beneficio social, sobre todo de las víctimas de la violencia generada por los criminales italianos.

El sacerdote participó en el conversatorio “La antimafia social”, organizado por la Universidad Autónoma el Estado de Morelos (UAEM), y organizaciones civiles como Libera Internacional y la Unión Europea México.

Luigi Ciotti dijo que en su país, la unión de  mil 700 organizaciones sociales, de las 50 mil existentes, se aglutinaron en Libera, quien ha emprendido una campaña “antimafia” desde hace años y busca desde el parlamento una ley de confiscación que garantice que los  50 mil bienes decomisados a las organizaciones criminales, como la mafia siciliana conocida como  la Cosa Nostra, la camorra napolitana y la ‘ndrangheta calabresala, entre otras, sean entregadas a las víctimas para desarrollar proyectos culturales y productivos en los jóvenes.

Productos que se fabrican en bienes confiscados a la mafia, ya circulan en el mundo  como una muestra de que existe enojo e indignación pero  también se trabaja en estrategias para prevenir, mitigar, atender los daños generados por las mafias.

Explicó que recientemente han presentado a la Unión Europea la propuesta para que el 21 de marzo se recuerde a las víctimas. Y tiene que ver, dijo, con el hecho de que el 75% de las familias de las víctimas de la mafia no conoce la verdad.

El sacerdote detalló que muchas de las cárceles en Italia están llenas de jóvenes que se involucraron en la mafia, son visitados paradójicamente por los padres  de las víctimas que enfrentan con paz el proceso del perdón al victimario por tratarse de un joven igual que sus hijos.

Pero las organizaciones civiles son blanco de las mafias que no se han quedado conformes con la campaña. Luigi asegura que existen cooperativas que han hecho uso de bienes confiscados a la mafia, que han sufrido ataques. Además las organizaciones han sufrido ataques en sitios de internet y otros medios, sospechan que han sido  pagados  por  las mafias.

Al situar a México en este conflicto, asegura que es diferente a Italia, con sus contradicciones, donde el modelo Italiano no necesariamente es aplicable porque cada contexto es diferente aunque hay elementos que nos une.

En el convesatorio participó el activista Javier Sicilia, afirmó que si bien en México existe una ley que regula la incautación de bienes, no es para el uso social como lo plantean en Italia. Aquí, dijo, las propiedades aseguradas al narcotráfico las utilizan los gobierno como por ejemplo en Morelos una propiedad decomisada a Arturo Beltran Leyva es usada como oficinas por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), o la propiedad del capo Amado Carrillo Fuentes la utiliza la Comisión de Atención a Víctimas del gobierno federal, que no atiende a víctimas, denunció.

Por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tiempo se ha agotado, debes dar refresh para cargar de nuevo